domingo, 26 de abril de 2015

Listado de lugares para el 1º de Mayo. CNT-AIT

Estas son las convocatorias de CNT para el 1º de mayo:
- Almería, manifestación desde el Mercado de los Ángeles, 12h.
- Aranda de Duero, manifestación desde Plaza de la Constitución, 12h.
- Ávila, manifestación desde Plaza de Santa Ana, 12h.
- Avilés, manifestación desde Plaza de España, 12h.
- Badalona (Regional Catalunya i Balears), manifestación desde Plaça Pompeu Fabra, 10h.
- Barcelona, manifestación desde Cotxeres de Sants, 13h.
- Blanes (Comarca del Maresme y la Selva), manifestación desde Plaza del Ayuntamiento de Blanes, 18h.
- Bilbao, manifestación desde Gran Vía 56, 11:30h.
- Burgos, concentración en Plaza Santo Domingo de Guzmán, 12h.
- Cartagena, manifestación desde Plaza de España, 11:30h.
- Castro Urdiales, manifestación desde Paseo de la Barrera, 12:30h
- Ciudad Real, manifestación desde Plaza de las Terreras a Plaza del Pilar, 12h.
- Córdoba, manifestación desde Glorieta de la Cruz Roja, 11h.
- Donosti, manifestacion desde el Boulevard, 12h.
- Granollers, manifestaciń desde Calle Primer Marqués de les Franqueses, 11h.
- Guadalajara, manifestación desde la Plaza del Infantado, 12h.
- Iruña, manifestación desde Plaza de los Ajos, 12h.
- Jaén, manifestación desde Plaza de las Batallas, 12h.
- Jerez, manifestación desde los Naranjos, 11:30h.
- Lanzarote, concentración en la Calle Real de Arrecife, 11h.
- Leganés, concentración en la Parque de la  Constitución, 17:30h.
- León, manifestación desde Plaza de Botines, 12h.
- Madrid, manifestación desde Valdeacederas, 12h.
- Málaga, concentración en la Plaza de la Merced, 11h.
- Mérida, manifestación desde el barrio de San Antonio, 12h.
- Miranda de Ebro, manifestacion desde Parque Antonio Machado, 12h.
- Murcia, manifestación desde Plaza de la Fuensanta, hora sin confirmar.
- Olot, manifestacion desde Plaça Rector Ferrer d'Olot, 11h.
- Ourense (convocatoria de Compostela y Allariz), manifestación desde Ponte Romana, 12h.
- Palma de Mallorca, manifestación unitaria desde Plaça d'Espanya, 11:30h.
- Rota, manifestación desde Plaza de los Reyes Magos, 11h.
- Salamanca, manifestación desde Gran Vía 79, 12h.
- Santander, manifestación desde Plaza Atarazanas, 12h.
- Sevilla, manifestación desde Avenida de Miraflores esquina Pio XII, 12h.
- Sierra Norte de Madrid, concentración en la Plaza de la Concepción de La Cabrera, 12h.
- Toledo, manifestación desde Parque de la Vega, 11:30h.
- Valencia, manifestación desde Plaza de San Agustín, 12h.
- Valladolid, manifestación desde Plaza de Colón, 12:30h.
- Vitoria-Gasteiz, manifestación desde Centro Cívico Europeo, 12:30h.
- Zaragoza, manifestación desde la Plaza de San Miguel, 12h.

Jornada 1º de Mayo. La clase obrera no vota, lucha y se organiza MADRID

Como en todos los primeros de mayo, recordamos aquel otro de 1886 y como la represión más atroz cayó sobre los anarquistas


Después de la manifestación COMIDA FRATERNAL a las 14:30h.

A LAS 17:00H PROYECCIÓN MEMORIA VIVA.


LA CLASE OBRERA NO VOTA, LUCHA Y SE ORGANIZA.

Como en todos los primeros de mayo, recordamos aquel otro de 1886 y como la represión más atroz cayó sobre los anarquistas con la ejecución de los llamados "mártires de Chicago". Más de un siglo después, los anarquistas seguimos en el punto de mira del Estado. Ante esta escalada represiva debemos responder con nuestra solidaridad con los detenidos y encarcelados redoblando la lucha en las calles y en los puestos de trabajo, demostrándoles que ni les tenemos miedo ni dejaremos de intentar acabar con la miseria en la que nos mantienen.

Saben que somos la única alternativa real frente al control y la explotación de su sistema capitalista, que tiene en el TTIP (tratado de libre comercio entre la Unión Europea y Estados Unidos) otra nueva vuelta de tuerca que viene a confirmar que para ellos las personas somos mercancía, la libertad es dinero y el trabajo es sumisión, esclavitud y pobreza.

Tenemos que tener presente en este año de circo electoral que nuestro voto dará legitimidad a los políticos, nuevos y viejos, para que continúen legislando sobre nuestras vidas (reforma laboral, educativa, ley mordaza...), aumentando el control sobre quienes se organizan al margen de partidos políticos u organizaciones subvencionadas y allanando el terreno a este sistema que cada vez genera más desigualdad e injusticia.

Y es que no podemos prostituir la libertad equiparándola al simple acto de meter un papelito en una urna cada vez que nos lo ordenan los de arriba. Sólo conseguiremos avanzar hacia un mundo mejor si damos la espalda a ese entramado de parásitos que sólo quiere vivir a nuestra costa desde ese invento que se llama democracia. E igual sucede en los centros de trabajo, donde los comités de empresa roban la voluntad y el protagonismo a los trabajadores en la resolución de sus propios problemas. Todos buscan desmovilizarnos para conseguir nuestra sumisión, pero nosotros debemos responder con nuestra rebeldía, conquistando nuestra libertad desde el apoyo mutuo, la solidaridad y la acción directa, sin líderes ni jerarquías.
 Federación Local de Sindicatos de CNT AIT Madrid

domingo, 19 de abril de 2015

Pintadas en el consulado español de Dijon, Francia.

consulatEn apoyo a la semana de lucha contra la sentencia a la gente del parlament.
Libertad para la gente que lucha con dignidad.
De toutes nos forces pour leur liberté!
La solidaridad no entiende de fronteras.

CNT asiste al primer congreso anarquista del Mediterraneo


CNT asiste al Primer Encuentro Anarquista del Mediterráneo celebrado en Túnez los días 27, 28 y 29 de Marzo para de compartir experiencias y praxis con organizaciones del Magreb y de Europa. Coincidiendo en el tiempo con el Foro Social Mundial (FSM) también en la misma ciudad, los organizadores del encuentro anarquista pretendían aprovechar el clima político permisivo enmarcado en el evento oficial y garantizar la seguridad de los asistentes, además de tratar de visualizar, desde la modestia, otra perspectiva social y transformadora al margen de la línea oficialista de la FSM. En un ambiente de turbulencias políticas que pide a gritos un cambio social, donde las paredes hablan de libertad e incluso se pueden ver “A” circuladas y mensajes políticos por doquier trascurrieron varios actos de calado político. Por un lado estaba el FSM, que encarna el posibilismo del capitalismo blando que vislumbra el interclasismo en un marco de relaciones supeditadas a la representatividad parlamentaria-laboral e institucional. En la otra vertiente tuvo lugar durante tres días y de forma alternativa nuestro modesto encuentro que consiguió aunar unos cincuenta asistentes pertenecientes a organizaciones del entorno libertario de Francia, Italia, España, Kurdistán, Bielorrusia, Argelia, y Túnez entre otros. El objetivo era fundamentalmente compartir experiencias internacionales para encontrar puntos de vista comunes que pongan la primera piedra de un posible intercambio de trabajo e impulsar de alguna forma los colectivos tunecinos en un momento crucial para el florecimiento del anarquismo.

Hay que considerar que las elecciones legislativas celebradas en 2014 han cercenado las expectativas revolucionarias y sociales acaecidas en los tiempos de la revolución del 2011. El derrocamiento de Ben Ali y la puesta en escena de otros agentes políticos que frenéticamente han pugnado por ostentar cotas de poder, han servido para instaurar una balsa de agua política que ha desvirtuado el significado de las luchas sociales. Indistintamente tanto la izquierda como la derecha han cerrado filas en un férreo modelo de Estado.
Los tunecinos asisten a un momento de regresión de las libertades y los derechos humanos, maquillados en una democracia inconsistente. Los militares en las calles y el Estado policial dan cuenta de un entorno político frágil apunto de eclosionar de nuevo. No se ha olvidado del todo las revueltas que tuvieron un trasfondo connatural y horizontal en muchos de los aspectos. Los grupos anarquistas que poco a poco se definen y desmarcan de otras corrientes políticas no emancipadoras, tratan de hallar su espacio social y desarrollar praxis de autoorganización.
Los tiempos de colonización económica son otros. El establishment y la Troika propician los tratados económicos desde una perspectiva de estabilidad de un norte de África geoestratégico donde la terciarización sectorial y el asentamiento transnacional es la punta de lanza para la región. El neoliberalismo apuesta por las vías democráticas que a la larga son más rentables, aunque no sin un haló despótico que trastoca el contrato social al pulso de los emporios económicos. Es pronto para poder constatar el sindicalismo revolucionario, aunque las condiciones socioeconómicas auguran un posible escenario donde cabría considerar un sindicalismo sui generis en un marco legislativo de relaciones laborales restrictivas. Por consiguiente, la atomización de la clase trabajadora y una sociedad en construcción abocadas a la precariedad laboral, adolecen de instrumentos de lucha no solo para la emancipación social, sino para garantizar las coberturas públicas mínimas y hacer frente al desempleo masivo. Sin duda existe una necesidad de desarrollar el anarcosindicalismo u otras modalidades de organización colectivista que recupere el espacio abandonado por el Estado y por partidos políticos que no tienen capacidad de organizar la sociedad. En general el entorno anarquista tendrá que debatirse en un terreno farragoso de libertades donde las legislación antiterrorista trasgrede más si cabe los derechos humanos y de asociación. El reciente atentado terrorista en el museo del Bardo o el desarrollo militar de ISIS en la zona fronteriza con Argelia, no hace más que enrocar las políticas hacia una dictadura encubierta. Cualquier manifestación de la sociedad es susceptible de ser considerada terrorista y se vive la opresión. Al final el único beneficiado de estos sucesos es la efervescencia estatal y la instauración de una seguridad policial desenfrenada. En la manifestación del 29 de marzo en repulsa a los atentados terroristas, capitaneada por grandes mandatarios internacionales, incluido el ministro de exteriores español, tenía una carga emocional que conducía la sociedad a los valores patrios con el único lema de la bandera nacional.
Son tiempos interesantes para apuntalar el anarquismo y ser partícipes con nuestros compañeros del Magreb en este empeño, pero también son tiempos difíciles para las organizaciones libres y sociales. Terminar con unas palabras de agradecimiento a las secciones de la IFA (Internacional de Federaciones Anarquistas) que han sido parte de la organización del evento con los compañeros tunecinos y han hecho un acto abierto en el que hemos podido participar. Dentro de las limitaciones del formato y del tiempo dimos a conocer algunos aspectos de CNT y leer las salutaciones de nuestra internacional AIT (Asociación Internacional de los Trabajadores). Especialmente reconocer la labor de la Commun Libertaire tunecina que ha hecho que esto sea posible, y a las FFE, Asociación Victoria Para Mujer Rural, etc., que han dado a conocer unas experiencias de lucha necesarias para entender la realidad tunecina.

Secretaría de Relaciones Exteriores e Internacional de CNT-AIT

Fotos: Carlos Martín

miércoles, 15 de abril de 2015

Entrevista Julio Reyero. Ouróboros: La espiral de la pobreza

Solidaridad con Francisco y Mónica, anarquistas en prisión preventiva desde un año antes de la “operación Pandora”.

Afiche del Colectivo Lucha Revolucionaria en solidaridad con Mónica Caballero y Francisco Solar. Para más información recomendamos leer el resumen y aportes que fueron adjuntados en el escrito “Solidaridad Activa y Combativa con Mónica Caballero y Francisco Solar” pág. 32-37 de la Revista Anarquista “La Idea” #3.
El afiche en formato de pdf para imprimir y difundir en la calle.
Fuente de esta noticia, la maravillosa Publicación Refractar
No olvidemos a est@s compañer@s, primeras víctimas de la represión estatal que dio lugar a los montajes jurídico-policiales “operación Pandora” y “operación piñata”. Luchemos por su liberación inmediata. Muerte al 


estado y al capital, y viva la anarquía. monica-y-francisco-solidaridad

jueves, 2 de abril de 2015

STOP LEY MORDAZA


Operación Piñata: ¡Todos somos el enemigo!

En 1985, el jurista conservador Günther Jakobs se congratuló ante el mundo de la aparición y desarrollo de una legislación restrictiva en clara contradicción con el Derecho Penal tradicional, dentro del cual constituía una parcela extraña a la que denominó Derecho Penal del Enemigo. Dichas leyes sancionaban conductas a las que la “autoridad competente” atribuía el papel de llevar a la comisión de actos delictivos aunque dichos actos no se hubieran cometido. El supuesto infractor sufría castigo no por hechos realizados, sino por hechos posibles. La ley ya no le contempla como un ciudadano del Estado con plenos derechos, sino como un peligro, un enemigo del Estado con derechos recortados, o mejor, sin derechos. Pues bien, dada la inestabilidad de unos sistemas políticos donde la progresi
ón de la injusticia social evidencia su fracaso histórico, la legislación contra el “enemigo” ha pasado de ser la excepción a la norma, quebrando la relación lógica entre la falta y la sanción, o el delito y la pena. En el actual ordenamiento jurídico las detenciones y registros arbitrarios sin órdenes expresas, la violencia gratuita de los agentes del orden, las deficientes garantías procesales y el castigo desproporcionado por delitos inexistentes, empiezan a ser normales. Lo hemos visto recientemente, por ejemplo, en el juicio del 4F, en los procesos a piqueteros, en laOperación Pandora y en la revisión de la sentencia a quienes “bloquearon” el acceso al Parlament de Catalunya, cosas que confirman una situación que ya no corresponde a un estado de Derecho, sino a un estado de Excepción, o sea, a un estado de No Derecho. Políticos, policías, jueces, fiscales y magistrados gustosamente contribuyen a ello.
La idea de “enemigo” constituye la base de un estado de Derecho Suprimido, es decir, de una Democracia de la No Libertad (de una Dictadura). Por enemigo se considera no al corrupto, al prevaricador o al delincuente privado, sino al adversario del ordenamiento jurídico y político vigente, a quien combate a éste, sea con ideas o con hechos. El enemigo es el enemigo público, el del sistema político, aquél que no acepta su legitimidad y considera su existencia como la garantía de una desigualdad y una opresión perpetuas. Y el sistema, para protegerse, se separa de su enemigo, lo pone fuera de la ley y lo trasforma en criminal, puesto que la disidencia es un crimen, el mayor. El sistema se considera en guerra contra ese “enemigo” y por lo tanto le aplica leyes de guerra. Cuando el Jefe Superior de Policía de Valencia, Antonio Moreno, nombrado por Rubalcaba, justificó en una rueda de prensa (20 de febrero de 2012) la contundencia de las cargas policiales en las manifestaciones contra los recortes en la Enseñanza refiriéndose a los estudiantes como “el enemigo”, proclamaba con la naturalidad del verdugo un secreto de Estado a voces. El funcionario fue ascendido dos años más tarde. Todavía hay quien se rasga las vestiduras hablando de rasgos “típicos del franquismo”, cuando en realidad son típicos de la democracia de castas parlamentarias. No, el Derecho Penal del Enemigo no es un legado de la Dictadura de Franco; es una invención del sistema democrático bipartidista.
Un sistema autoritario, se llame democrático o no, se define respecto a su enemigo, ese ser vil e infame que pretende su abolición, y en la actualidad la etiqueta de “terrorista” cuadra a la perfección. Pero calificar a todo enemigo de terrorista requiere una gran flexibilización del concepto. Así pues, en el campo gaseoso del terrorismo cabe de todo, desde la quema de contenedores y el lanzamiento de bengalas a los actos propios de la lucha armada, desde la difusión de ideas y la okupación a los atentados suicidas. En ese todo queda atrapado cualquiera que discrepe de la forma estatal como la ideal de una sociedad libre organizada y dude del desarrollo económico capitalista como esencia de la democracia, puesto que a poco que practicase sus ideas, en el lenguaje del orden equivaldría a “subvertir el orden constitucional, o suprimir, o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas”. El delito de opinión, es decir, el tener una opinión contraria a la dominante, al parecer lleva lejos. Igual que los delitos de usurpación y resistencia a la fuerza pública, es decir, la creación de centros sociales en edificios abandonados y la protesta ante la brutalidad policial. Las imaginarias tramas de “terrorismo anarquista” descubiertas por la policía y perseguidas por los jueces son una clara muestra de lo que estamos diciendo.
La Operación Piñata del 30 y 31 de marzo último, segunda parte de la Operación Pandora, han tenido por objeto la detención de personas acusadas de pertenecer a una “organización criminal con fines terroristas”. Entiéndase bien eso de “fines”, puesto que ni hay prueba alguna de que los detenidos estuvieran organizados, ni tampoco de que se les puedan atribuir acciones que hasta utilizando los criterios más amplios sean calificables de terroristas. La organización en sí, con la que muchos no han tenido nada que ver, los Grupos Anarquistas Coordinados, no ha sido más que un foro de relaciones entre individuos y colectivos de ideología afín a efectos de propaganda perfectamente trasparente, con su dirección de correo electrónico incluida. Sin embargo, en el Derecho Penal del Enemigo, la organización del contrario es delictiva por naturaleza, y por lo tanto, criminal y terrorista per se; un “punto de encuentro de grupos violentos” dispuestos a cometer improbables “sabotajes y colocación de artefactos explosivos” con el objeto de “sembrar el terror en la población”. Aquí se juzga solamente por la intención, que se da por sentada. El enemigo no tiene derecho a la intimidad, ni tampoco a la libertad de expresión o de reunión, por lo que tanto el uso del servidor Riseup, como la publicación de un libro y la coordinación de personas, son consideradas pruebas suficientes de delitos potenciales y aun de otros ya cometidos por desconocidos, como los petardos de feria colocados en cajeros automáticos o los artefactos sin carga explosiva de la Almudena y del Pilar, que servirán para calificar de “terroristas” a las víctimas de la operación.
El Director general de la Policía Nacional Ignacio Cusidó no tiene empacho en afirmar públicamente que “el terrorismo anarquista se ha implantado en España” y por eso la lucha contra él es “una prioridad para la policía”. Si los hechos desmienten tales despropósitos, tanto peor para los hechos. Los agentes del orden arreglarán pruebas y los jueces desecharán testimonios favorables. El Derecho Penal del Enemigo nos sumerge en un universo kafkiano que en cierto modo tiene su lógica y esa es la del miedo. La aberración yihadista y la crisis prolongada amenazan con despertar una histeria securitaria en las masas ciudadanas que no augura nada bueno. Malos tiempos para la libertad, un valor a la baja, y buenos para los halcones de la política. El miedo es la coartada del Poder, y un sector de éste es partidario de jugar esa carta a fondo. Las algaradas callejeras han ridiculizado montones de veces la eficacia de unas fuerzas del orden mentalmente muy identificadas con su función represora, pero incapaces de neutralizar una lucha urbana ruidosa que cuenta con efectivos no excesivamente numerosos. El ridículo es a veces mucho más subversivo que la propaganda radical o la pedrada, si bien no es el  acto de sabotaje del sistema más contundente, sí es el que más lo deslegitima. La Operación Piñata no se ha desencadenado pues contra un etéreo terrorismo anarquista, sino que forma parte de un plan de guerra que apunta al entorno segregado del sistema, a la base de la disidencia social y de la resistencia callejera. A los ateneos, centros okupas, asambleas vecinales, colectivos obreros autónomos, grupos anticarcelarios, agrupaciones en defensa del territorio… Es una operación de limpieza que intenta evitar que unos minúsculos puntos de apoyo, al calor de la crisis económica y política, se conviertan en palanca de una crisis social difícilmente manejable. Como dijo Cusidó, se trata de una “labor preventiva”, dos palabras que conviene interpretar en sentido militar, puesto que este servidor del Estado es consciente de estar en guerra contra el bando radical de la justicia social, la igualdad y la libertad.
¡Abajo el Estado! ¡Libertad inmediata para los detenidos!
Revista Argelaga, 1 de abril de 2015.
Información y actualizaciones: