martes, 23 de septiembre de 2008

reflexión sobre la inmigración




Inicio este tema porque no deja de ser algo de actualidad.
Para empezar, vamos a recordar que inmigrante, nativo o emigrante, todos somos iguales, y todos somos seres humanos, ¿como demostrarlo?; ¿no todos necesitamos comer y beber agua, no sangramos si nos pinchan, no lloramos si estamos tristes, no morimos o no nacemos, o todo esto lo puede negar alguien?
No entiendo pues ese calificativo que se leda a una persona por el simple hecho de nacer 8000 kilometros más lejos o más cerca y un día decida transladarse, y lo ams grave, ¿Por qué se le niega?
No entiendo como un ser humano puede ser ilegal, ¿por qué su presencia es ilegal?...
Quizas sea temor a "perder" unas costumbres o a "perder" una identidad como dicen algunos, pero qué identidad tenemos sino la resultante del mestizaje, de la intrecuturidad, de la relación entre personas al fin y al cabo, por lo tanto no deja de ser egoismo y miedo el convivir entre personas que tienen diferente color de piel o diferente acento. Incluso hay algunos que reprochan todos los males de la sociedad a la inmigración, por ejemplo; que nos quitan el trabajo, en realidad de quien es la culpa, si un empresario pide un trabajador, se presenta un españolito y hablar de un salario, unos derechos laborales, etc. Y llega el inmigrante que solo pide trabajar, es cuando el empresario dice; al inmigrante le puedo pagar la mitad, y explotarle el doble y no pagar a la Seguridad Social por lo que me ahorro más dinero (olvidandose de un seguro para el trabajador) Entonces: ¿De quien es la culpa sino del empresario? el cual se aprovecha de la pobreza y miseria de la gente (para que luego nos digan que el tercer mundo no deberia existir, si el principal interesado en todo esto es el capitalismo).
Un inmigrante no deja de ser lo opuesto, la valentia y la humildad, deja su tierra, su familia, su cultura, su idioma, en busca de paz, trabajo, estabilidad... sufren largos viajes en los cuales miles pierden su vida, y se encuentrar en un lugar desconocido donde se enfrenta a la violencia racista, a la represión policial por ser "ilegal" y a explotadores que se aprovechan de su condición para arrancarles su vida a cambio de un misero jornal.
Al día de hoy se ve en las noticias que debido a la crisis (para el trabajador siempre hay crisis) miles de españolitos EMIGRAN a francia en busca de trabajo en la agricultura (recogiendo uva) ¿curioso no? Inmigrantes no, pero notroso somos los primeros, por no hablar de la decada de los 50-60-70.
Por lo tanto lectores, ningun ser humano debe ser ilegal, y la solidaridad tiene que ser aquello que nos mueva entre personas, porque hoy son ellos, mañana a quien le tocará.
Ninguna bandera y ninguna frontera justifica la explotación del hombre por el hombre.
Salud

No hay comentarios: