lunes, 4 de mayo de 2009

La CNT de suma a la huelga general convocada para el 21 de Mayo (Euskal Herria)

Desde hace meses, en la CNT se había apostado por la huelga general como
respuesta a la actual situación sociolaboral de crisis, a pesar de la
desmovilización reinante. Al mismo tiempo, en nuestra Organización éramos
conscientes de que una convocatoria en solitario estaría condenada al
fracaso, habida cuenta de que hoy la CNT es un sindicato sin la suficiente
capacidad numérica por sí mismo frente a la envergadura que ha de tener
una huelga general. Por este motivo, desde la CNT decidimos hacer un
llamamiento a todos los sindicatos con el fin de aunar esfuerzos para
responder a la crisis en particular y al Sistema en general. No vamos a
dar siglas, sólo diremos que unos no contestaron; otros se pusieron en
contacto para contarnos, a su manera, que se encontraban inmersos en sus
propias dinámicas; y algunos mostraron interés por la propuesta. Cuando
estábamos preparando la próxima reunión para concretar movilizaciones nos
encontramos con esta convocatoria por parte de ELA, LAB, ESK, STEE-EILAS,
EHNE e HIRU.

Apoyamos dicha convocatoria, no sin una crítica al proceder de unos y
otros. Es evidente, a la par que lamentable, que el conflicto
político-territorial que se vive en esta zona lo contamina absolutamente
todo. Hace lustros que este conflicto se ha trasladado también al terreno
laboral creando otra división más dentro de la clase trabajadora. No es la
primera vez que convocatorias de este calibre surgen con una división
materializada en dos “bloques”. También hay que reconocer que la realidad
sindical aquí es diferente a la del resto del Estado. Todos estos
ingredientes han creado un clima enrarecido en el que la disputa centrada
en el honor patrio difumina la que debería ser la verdadera lucha de la
clase trabajadora: la lucha contra la explotación, contra la desigualdad,
contra la injusticia...

Mucho antes se tenía que haber hecho esta convocatoria de huelga general y
mucho más correcta hubiese sido si estuviese precedida de movilizaciones
conjuntas puesto que la crisis ha estallado hace muchos meses. El
oportunismo político no debe regir las movilizaciones de los trabajadores.
A pesar de todo esto, vamos a ir a la huelga. Es una cuestión de dignidad
contra la manipulación y el engaño con el que se pretende perpetuar el
Capitalismo: reformas laborales, horas extraordinarias, ETTs, prepotencia
empresarial, siniestralidad, privatizaciones, EREs... la precariedad
instalándose cómodamente en nuestras vidas. La sociedad se encuentra en
manos de unos pocos, regida por su fundamentalismo de mercado mientras la
ingeniería financiera está siendo rescatada por el dinero público con el
eufemismo de renovar el Capitalismo. Su receta es más Capitalismo.
En nuestro deseo que la huelga general del día 21 sea el punto de partida
de un calendario de próximas movilizaciones.

1 comentario:

KRATES dijo...

El hecho que las centrales mayoritarias no convoquen una Huelga general es vergonzoso, porque están comprados. y la CNT no ha estado desacertada en el País Vasco, aunque esta vez han sido los sindicatos nacionalistas quienes la hayan convocado, a pesar de su nacionalismo reaccionario separatista.

Es una pena que las cosas sean así. No comparto el tribalismo de los abertzales, pero han hecho lo que debemos hacer todos...