lunes, 7 de diciembre de 2009

La asamblea del PSOA Malaya okupa un nuevo espacio en Embajadores

El domingo 6 de diciembre, a las 12hs, el centro abrirá sus puertas en una jornada en la que se solicita apoyo y presencia en el nuevo espacio. Estais tod@s invitad@s. Os esperamos!!

Hace ahora un año que fue desalojado el Palacio Social Okupado Malaya. A las cinco de la madrugaba fuerzas de seguridad del estado entraban en el edificio okupado sacando a las personas que allí resistían. Una vez más, el sistema judicial actuó en favor de l@s responsables de la especulación, devolviendo el edificio a su legal propietario, Pedro Roman, inculpado en uno de los mayores casos de corrupción de la historia del Estado, el caso “Malaya”. A día de hoy el edificio sigue vacio.

Hace dos días fue okupado el antiguo concesionario de la Ford situado en el número 14 de la calle Sebastián Elcano.

Con esta acción, la asamblea del PSOA Malaya vuelve a okupar un año después de su desalojo del centro social ubicado en la calle Atocha 49, y lo hace a escasos metros de donde estuvo localizado su anterior proyecto, el CSOA La Alarma, desalojado en julio de 2007. Un nuevo centro social en el barrio, en pleno centro de Madrid, abrirá sus puertas en los próximos días.

En el transcurso de la tarde del sábado 5 de diciembre, cuando se ha hecho pública la entrada, la policía ha hecho acto de presencia en numerosas ocasiones. Tras varias amenazas de desalojo, se han retirado a última hora de la tarde, con la advertencia de que volverían los antidisturbios con una orden judicial.

La asamblea del nuevo centro social quiere invitar a activistas, vecin@s y a cualquier persona que quiera participar, proponer y realizar actividades en el nuevo centro a que pasen por el nº 14 de Sebastián Elcano. El domingo 6 de diciembre, a las 12hs, el centro abrirá sus puertas en una jornada en la que se solicita apoyo y presencia en el nuevo espacio. Estais tod@s invitad@s. Os esperamos!!
Comunicado del PSOA Malaya ante la nueva okupación

Con la okupación queremos evidenciar un antagonismo social que sabemos que existe, del cual somos conscientes, y ahora más que nunca queremos denunciar y hacer visible.

Por un lado, nos encontramos con grupos de personas que son l@s principales beneficiari@s de la actual estructura social: aquell@s a los que el sistema les aporta mayores recompensas con un menor esfuerzo, cuya acumulación de propiedades se incrementa sin cesar amparados tanto por la ley como por los partidos políticos, y con unos medios de comunicación encargados de ocultar esta injusticia para que el conflicto no sea más que latente. Son aquellos que especulan con edificios comprados en épocas de bonanza, al calor de una economía sustentada en el boom inmobiliario, generando luego crisis sistémicas que todos pagamos. Son aquellos a quienes no afecta el paro; quienes no tienen que recurrir a subsidios de miseria cuando todo se hunde; quienes no saben lo que es la desesperación cotidiana. Son aquellos a los que, aún en épocas de crisis, el Sistema sigue recompensando.

Por otro lado nos encontramos con l@s desahuciad@s, con l@s hipotecad@s, con l@s trabajadores/as que hacen posible la masiva producción de bienes de consumo, aquellos cuya participación política se remite a un voto cada cuatro años... Aquellos que siempre reciben promesas incumplidas; aquellos cuya movilización es desincentivada, cuando no criminalizada; aquellos que cargan sobre sus espaldas las consecuencias del bienestar de unos pocos.

Queremos crear un espacio donde no actúen las leyes del Estado ni sus Administraciones, de los banqueros ni del Mercado, y donde las relaciones entre personas no necesiten de un intercambio monetario. Un espacio donde todas las personas puedan venir y realizar proyectos, un lugar de debate, de aprendizaje colectivo, un lugar de transformación.

Queremos espacios regidos por su valor de uso y liberados de lógicas de acceso mercantilizadas, y desde los que poder denunciar a la vez una estructura político-económica que nos condena a contemplar en silencio nuestra propia decadencia.

Frente a la progresiva privatización de los espacios y servicios públicos (la sanidad, las calles -parquímetros y terrazas-, el agua… ) nos vemos obligad@s a tomar lo que es de un@ para convertirlo en algo “de tod@s”. Sabemos que la okupación pone en cuestión uno de los principales pilares de nuestra sociedad: la propiedad privada. Pero vemos estas iniciativas como necesarias e imprescindibles para transformar la misma y reapropiarnos de lo que consideramos nuestro: el territorio donde vivimos, nos relacionamos, trabajamos, estudiamos, nos divertimos; porque pensamos que los bienes y objetos materiales de esta sociedad deben ser propiedad de las personas y grupos que los utilizan con fines comunitarios y cooperativos, y no de las personas que se lucran a nuestra costa con su compra y venta.

Sabemos que sol@s no podemos, pero junt@s sí, que somos una pequeña pieza de un puzzle global que está poniendo en tela de juicio la sociedad capitalista, con el fin de crear una alternativa a la vez que presionamos para mostrar todas sus miserias que habitualmente no salen por la televisión. Por lo tanto, damos la bienvenida a todas las personas y colectivos que crean en la desobediencia civil, en la autogestión, la autonomía y el asamblearismo como herramientas para transformar nuestras sociedades.

Este es un proyecto que lleva en marcha cuatro años: 2006 CSOA La ESCOBA (C/Mesón de Paredes), 2007 CSOA La ALARMA (c/Bernardino Obregón), 2008 PSOA MALAYA (c/Atocha), 2009 aquí y ahora (Sebastián Elcano, 14); pero nunca es tarde para sumarse.

Por último, pero no por ello menos importante, esta asamblea desea manifestar su apoyo y solidaridad a otros dos proyectos amenazados de desalojo en estos días: El Patio Maravillas y La Enredadera.

Asamblea del PSOA Malaya

No hay comentarios: