martes, 23 de marzo de 2010

musica protesta comercial vs coherencia

Hace poco compeñeros tuvimos el debate (eterno) de los grupos de temática política asociados a teorías marxistas o anarquistas, pero que con su música enriquecen a los que ellos mismo "critican", es decir a industrias musicales internacionales culpables de tantos males a nivel mundial de los cuales militantes de bases día a día intentamos apañar muchas veces sin éxito, aunque no siempre así.

El problema real de todo esto, no es lo anterior (por desgracia) sino que a día de hoy estos grupos "alternativos" se han introducido en los espacios liberados donde la lucha y el cambio social es una realidad, esos son los centros sociales okupados autogestionados en los cuales se estan organizando macro-conciertos donde asisten cientos incluso miles de personas a ver a estos grupos tan alternativos pero de dudosa credibilidad fuera de los escenarios.

Muchas veces los colectivos se ven "obligados" a recurrir a CSOA enormes donde albergar a cientos de personas para llamar a este tipo de grupos con la pretensión de llenar lo que fue un CSOA y ahora es una sala de conciertos, con el fin de recaudar dinero por X motivos. Con ello se restan protagonismo a grupos que no llevan a tanta gente a sus conciertos pero que no solo llevan una coherencia entre su militancia política y sus letras, sino que la gente que va verlos es algo más atenta a la causa de los conciertos, la letra de los grupos y a los ideales de las organizaciones, cuando en los macro-conciertos alternativos de los que hablo anteriormente solo veo a gente con exceso de drogas y alcohol coreando letras vacias sin parar a pensar en como aplicarlas en su día a día, y que con ojos vidriosos te dan lecciones de moral y ética.

Lo más irrisorio es el caché que estos grupos tan "alternativos" piden a las organizaciones que les llaman (miles de euros), tirando por tierra ilusiones, esfuerzo y el tiempo de los militantes que han confiado en que valdría la pena meterse en el lio de organizar conciertos tan grandes, y más cuando ninguno de los militantes que organizan estos conciertos no se llevan ni un duro ni por el trabajo de semanas que supone la organización, el translado de material en sus coches particulares y el tiempo que les supone estar fuera de sus casa, sino que el dinero va destinado integramente, a pagar todos los gastos supuestos y a pagar el elevado caché de los grupos, para luego no llegar a las espectativas que se habian pensado antes de organizar nada, minando la moral y la capacidad de solidaridad de los/as compañeros/as.

Escribo esto con la pretensión de que tanto las organizaciones como los grupos musicales comerciales replanteen si todo esto beneficia a algo o a alguien, pero este propósito se viene abajo cuando la única solución es retomar la rutina de los grupos comprometidos, si la gente (el público) prefiere antes gastarse 5 euros en dos cervezas que en darlos a una entrada o donarlos para una causa justa, es mucho mejor pagar 10 euros de entrada, 30 euros en bebidas y X euros en drogas varias que pagar una cuota mensual o dornarlo cuando se necesita para una causa, y que digamos de la militancia, cuando ves que estos macro-conciertos se llenan hasta la bandera, pero cuando hay una concentración, una asamblea, una acción... siempre se ven las mismas caras.

Este escrito sale a raiz de que el grupo donde participo nos proponemos sacar despues de 6 años en los escenarios un pequeño disco debido a no podernos pagar algo mejor, y que cuando hemos querido que las distribuidoras anticomerciales nos ayudasen a editarlo no pudiesen (aunque si querido, que quede claro) debido a que "ya no se venden discos" ya que la gente a traves de internet se descarga todo lo posible, que no esta mal ya que es difusión cultural, pero hay grupos que del dinero que saquen no se lucran a nivel personal sino que lo destinan a la autogestión musical, a causas políticas, creando una simbiosis entre los grupos musicales, las distribuidoras anticomerciales y los colectivos políticos, mientras que los grupos comerciales destinan sus ingresos al lucro personal (en nombre del socialismo eso si) a los managers, a las discograficas (de la indole de Warner Bros, EMI o Sony) y una larga lista que nada tiene que ver con lo que sus letras tan "rebeldes" corean.

1 comentario:

COMANDO ALCANTARILLA. dijo...

¡Completamente de acuerdo¡

Hay casos,me acuerdo de un concierto de los Ratos de porao,tocaron en una sala comercial y al dia siguiente en una okupa,creo recordar en La Nevera(Madrid).Precio simbólico de 300 pesetas para financiar la okupa.¡COJONUDO¡

Esta gente puso su granito de arena,otros dejan mucho que desear,por desgracia.
''No eres lo que dices,eres lo que haces''

Saludos y a seguir removiendo conciencias......