domingo, 13 de junio de 2010

Contra la ofensiva del capital, ni un paso atrás. No a la privatización de la sanidad, hacia la autogestión...

Los procesos privatizadores que sufren en estos momentos los servicios públicos bastan para que toda la clase trabajadora de una respuesta contundente a la impunidad con que nos recortan bienes sociales, bienes sociales conseguidos gracias a las grandes y persistentes luchas, fruto del esfuerzo colectivo, llevadas a cabo a lo largo de nuestra historia, la historia de la clase explotada, de la clase trabajadora. A estos procesos debemos sumarle los despidos masivos, la contratación precaria, reforma laboral incluyendo el recorte en las pensiones, salarios miserables, subida de precios general, pago de impuestos, acceso difícil a la vivienda o imposible.

Es hora de responder ante la situación a la que nos han llevado, y, porque no decirlo, a la que nos hemos dejado llevar. Sólo con la reforma sanitaria que están implantando ahora en los años 80 nos hubiese hecho salir a la calle a romperlo todo. Hoy todavía nos es necesario decir la obviedad de que la clase explotadora y la clase política jamás nos dará nada de su beneficio sin que no se lo arrebatemos por la fuerza y que, por lo tanto, la tendencia será más y más recortes a nuestro escaso bienestar, sencillamente porque eso se traduce en beneficio. Entonces podemos decir a grandes rasgos que la privatización supone precarización laboral por una parte, empeoramiento del servicio y costes adicionales por otro; privatización de la electricidad, agua, correos, transporte, introducción de servicios sanitarios y no sanitarios privatizados dentro de la sanidad, hospitales privados subvencionados con dinero público, el copago y el area única que pretenden imponernos, colegios concertados, el plan Bolonia, la directiva Bolkestein, hasta los parquímetros y parking etc.

Todo ello responde a las directrices, ya no solo estatales, sino mundiales destinadas a modificar el sistema de ganancias que tenemos hoy. En pocas palabras: los ricos y explotadores quieren más. No es que pensemos que la estatalización de los servicios sea lo mejor, desde luego no es nuestro ideal de sistema sanitario, pero si al menos desde lo público se desprende una obligación de cumplir con las necesidades de usuarios/as y trabajadores/as. La implantación de la empresa privada a día de hoy está resultando nefasta para estos dos sectores ya que el concepto de obligación se pierde y se sustituye por la ley de la oferta y la demanda.

No podemos resumir la realidad a día de hoy en este comunicado, la labor de los diferentes colectivos, denunciatoria y de lucha, es muy extensa. Sí que queremos resaltar que la organización obrera es absolutamente necesaria para acabar desde todos los ámbitos con la sobreexplotación, precariedad y con la mercantilización de nuestras necesidades; y no sólo en la sanidad, también en todos los aspectos de nuestra vida.

Cosa complicada es organizarnos todos y todas y hacer viable esta herramienta de lucha que no es otra que la fuerza colectiva. Desde aquí nos atrevemos a dar unas pautas:
- Los trabajadores y trabajadoras debemos organizarnos en nuestros centros de trabajo, con asambleas horizontales, sin anteponer los intereses de gremio o de sindicato.
- Que nos coordinemos con otras asambleas de otros centros de trabajo. De cara a un conflicto colectivo esto es necesario para optimizar fuerzas.

Es necesaria también la organización de todo el espectro de afectados por la privatización de lo público.

Evidentemente, somos un amplio sector de la población y, además de trabajadores y trabajadoras, somos usuarias y usuarios. Sería inviable un único movimiento asambleario, es más eficaz dividirnos en colectivos según problemática común, por ejemplo en la sanidad colectivos diferenciados serían: parados/as de la sanidad, jubiladas/os, , discapacitados/as físicos/as y psíquicos/as, usuarios/as en general, etc. Esta división sólo corresponde a la necesidad de planificar una sanidad pública que contemple las diferentes necesidades de todo los/as usuarios/as que, por otra parte, somos los que subvencionamos la sanidad. En este sentido debemos recalcar la necesidad de confluir en un trabajo conjunto, es decir, una coordinación general que permita la organización en caso de conflicto colectivo. NUNCA esta división debe suponer la desunión.

Por esta razón debemos apoyarnos mutuamente, solidarizándonos con cualquier iniciativa POPULAR que surja desde estos colectivos, así como apoyar las luchas puntuales por una determinada situación, valga como ejemplo la lucha llevada a cabo contra la privatización del servicio de lavandería en el Hospital Clínico San Carlos. (Desde las secciones de sanidad de CNT haremos una difusión de estas luchas con el objetivo de facilitar el apoyo).

No sabemos si los sindicatos del estado convocarán huelga ya sea por la problemática sanitaria, por la privatización de los servicios, o huelga general. No hace falta que ellos convoquen para movilizarnos; en cualquier caso, debemos tomar medidas para no caer en su juego de intereses. Sí a la huelga, no a la manipulación. Debemos exigir asambleas generales de todo el ámbito en el que se convoque la huelga, en las cuales todos/as las/os trabajadores/as afectados/as puedan decidir sobre las reivindicaciones y sobre como llevarlo a cabo.

No olvides que eres tú quien secundará la huelga, no te dejes engañar con el lenguaje que utilizan con el único fin es confundirte. Cosa importante a tener en cuenta es que en caso de conflicto colectivo debemos exigir siempre lo máximo, que merezca la pena nuestro esfuerzo, no dejemos que estos sindicatos nos vendan como siempre, son ellos los que firman con la patronal. Ellos firmarán lo que nosotras y nosotros les digamos que tienen que firmar. Esto es pues una linea general de organización, muy alejada de lo que nos vendía la clase política como autogestión, que en realidad era una forma de disfrazar el chiringuito de unos pocos médicos, para dirigir al resto de la plantilla, eso no es autogestión.

La autogestión solo puede ser llevada a cabo si somos todas y todos quienes de forma igualitaria decidimos y gestionamos aquello que nos afecta.
¡¡¡CONTRA LA OFENSIVA DEL CAPITAL, HUELGA GENERAL¡¡¡




El día 19 de junio se celebrará un acto contra la privatización de la sanidad y demás servicios públicos.

Sol: 12.00h. Mesas informativas y representación teatral.

No hay comentarios: