miércoles, 28 de julio de 2010

Cataluña, territorio libre de tortura animal

El Parlamento de Cataluña ha aprobado, por mayoría absoluta, la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que pedía la abolición de las corridas de toros. La medida ha recibido 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones. La prohibición será efectiva a partir del 1 de enero del 2012.

La abolición ha salido adelante con los votos favorables de ERC e ICV y aunque CiU y el PSC hayan dado libertad de voto a sus diputados. PP y Ciutadans han votado en contra. Se acaba pues el periplo iniciado por los grupos antitaurinos y en favor de los derechos de los animales que presentaron ILP en la cámara catalana con el apoyo de 180.000 firmas.

De esta manera, tendrá que modificar la ley de protección de animales no a instancias del Gobierno o el Parlamento, sino gracias a muchas entidades y personas que han apoyado la ILP por la abolición de las corridas de toros.

El presidente de la Generalitat, José Montilla, que ha estado ausente en buena parte de uno de los debates más mediáticos de la legislatura, ha votado en contra de la ILP "porque creo en la libertad". Al acabar la votación, Montilla ha hecho un discurso en catalán y en español explicando el sentido de su voto.

Un debate identitario, para la prensa internacional

La posible prohibición de las corridas de toros este miércoles en el Parlamento del Principado no es un hecho aislado, para la prensa internacional, sino que tiene relación con el fervor independentista que se está viviendo en Cataluña.

"El debate ahora es si los toros, tan arraigados en el tradicionalismo español, siguen teniendo su lugar en la búsqueda de una independencia de Catalunya", afirma el diario en un artículo publicado el domingo en su edición digital.

Los artículos de la prensa internacional vinculan la votación con el debate sobre la secesión. The New York Times recuerda la crisis de Bélgica y la reciente sentencia del Tribunal Internacional de La Haya y dice que el caso de Kosovo "puede alentar los esfuerzos separatistas de todo el mundo".

The New York Times dice que el debate sobre los toros, inicialmente centrado en el derecho y la dignidad de los animales, es fruto del debate identitario que se está cociendo en Cataluña, sobre todo a raíz de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut, que culminó, recuerda el diario, con "una gran marcha de protesta en Barcelona".

La mayoría de los principales diarios del Reino Unido, Francia, Alemania e Italia también se hacen eco de la noticia. Algunos relacionan la polémica con la rivalidad Barcelona-Madrid. El diario irlandés Irish Times publicó el sábado un extenso reportaje en el que subrayaba:

El diario londinense The Times, por su parte, entrevista una celebridad local que apoya la prohibición catalana. Ricky Gervais, creador y protagonista de la serie The Office de la BBC, declaró al diario británico que "esta campaña no es un final, sino un principio". Según Gervais, la prohibición "demostrará el poder de un giro en la opinión pública que innegablemente está pasando".

Varios medios franceses como Le Monde publican este martes la noticia del periodista de AFP Jean Baptiste Jalabert, que califica la decisión que podría tomar este miércoles el Parlamento de "victoria histórica de los opositores a la tauromaquia". Según Lajabert, "el mundo taurino español aguanta su respiración", pendiente de la votación, que el periodista prevé que será "ajustada y donde las venganzas políticas ligadas al nacionalismo catalán han sido denunciadas por los defensores de la tauromaquia".

La Generalitat desvincula los toros de la identidad

El consejero de Política Territorial y Obras Públicas, Joaquim Nadal, ha tirado pelotas fuera y ha dicho que se debería tratar de separar la posible prohibición de los toros en el Parlamento este miércoles de la política. "Los toros son los toros y la política es la política, deberíamos tratar de separarlo", ha dicho Nadal.

Canarias, el precedente

Si hay prohibición, Cataluña no será pionera. Ya en el año 1991, las Islas Canarias prohibieron este tipo de espectáculos en su Ley de protección de los animales en una decisión que se tomó por unanimidad y sin confrontación política. En ese debate, los diputados se centraron sobre todo en las peleas de gallos, actividad arraigada en las islas, que quedó al margen de la prohibición. La iniciativa se presentó consensuada por todos los grupos.

No hay comentarios: