martes, 22 de febrero de 2011

Maravillas Lamberto


Maravillas Lamberto Yoldi (Larraga, Navarra, España, 28 de junio de 1922 - id., 15 de agosto de 1936) fue una de las víctimas de la Guerra Civil en Navarra con apenas catorce años de edad.

Su padre, Vicente Lamberto, era militante de la Unión General de Trabajadores durante la Segunda República. Al inicio de la Guerra Civil, en el mes de agosto la Guardia Civil fue a detenerle. Maravillas, de 14 años, dormía en la misma habitación que su hermana Pilar, de 10. Los miembros de la Guardia Civil iban acompañados por dos personas más, una miembro de la falange y la otra requeté, según recordaba su hermana Pilar, y cuando les dijeron que llevaban a su padre a interrogarle al ayuntamiento, Maravillas pidió acompañarle, a lo que estos accedieron. En el ayuntamiento el padre fue encerrado en la cárcel. A la niña, la subieron a las dependencias superiores donde fue en repetidas ocasiones violada. Posteriormente ambos fueron asesinados y el cuerpo desnudo sin vida de la niña fue arrojado a los perros. Hoy día ha resultado realmente difícil la búsqueda de los restos.

Seguidamente la Guardia Civil volvió a registrar la casa y a detener a la madre, Paulina. Poco después, la madre con las dos hijas que quedaban, Pilar y Josefina que tenía 7 años de edad, se trasladaron a vivir a Pamplona. Estos hechos les marcaron para siempre. Josefina cinco años después ingresó en un convento de monjas. Por los antecedentes familiares fue enviada a un convento de Karachi, Pakistán en donde tenía prohibido el trato con el resto de monjas y no podía aprender lenguas para evitar el trato con los nativos. Tras la muerte del dictador Franco, le destinaron a Madrid, y aprovechó para interesarse por su padre y su hermana asesinados. Por ello la superiora del convento, al considerar que "algo harían", le prohibió las salidas del convento. En 1992 perdió su vocación religiosa, dejó el convento y se instaló en Pamplona

1 comentario:

el blog de Ammavuru dijo...

es hora que se sepa en españa lo que hizo que el asesino franco ejerciera su obra
La historia española desde principios de siglo se conoce menos que las guerras mundiales