domingo, 13 de febrero de 2011

Poema al Respeto

Me pidieron que le dijese hola al Señor
Respeto, yo era muy pequeño, yo le dije
hola,pero me respondió con una especie
de humo que me olbigaba a toser y me
dañaba los pulmones, me ofreció una
especie de suelo que llamaban
hormigón, me contestó con enormes
plataformas que ocultaban la luz del sol,
me dijo que pagase una hipoteca si no
quería morirme de frío, me dijo uqe
debía trabajar para él y así obtendría un
salario y no llegaría jamás a morirme de
hambre, me obligó a sostener
económicamente (robándome por doble
jugada mi libertad) un mecanismo
premeditado y burocratizado de
organización social que llevaba a la
destrucción y el deterioro de las
relaciones personales e interculturales.

El Respeto me hizo llorar, pues no me
respetaba, me habían engañado,
¿Por que me pidieron que le dijese hola,
si era un maldito embustero? Tendría
que haberle matado desde un primer
momento, pero no me dejaron
descubrirle hasta que me empezó a
chupar la sangre con demasiada
violencia y me percaté de la máscara
que utilizaba para esconderse.

En consecuencia comencé a hacerme
amigo del fuego, cada día me acercaba
más a él, cada día confiaba más en él,
pues sentía que cuanto más cerca lo
tuviese menos peligro podía llegar a
padecer, hasta que un día me acerqué
demasiado, me sumergí dentro de su
llama, en lo más profundo de su corazón,
en el centro primitivo de su expansión,
derritiéndome lentamente hasta formar
parte de su vivia esencia, aceptando una
condición destructora, buscando el camino
de la devastación, de una guerra
imparable, pudiendo ser únicamente
apaciguada por el amanecer de una
tormenta que barriese la barbarie
dominante adherida al género humano,
la organización jerárquica de la
humanidadm la imposición de impregnar a
una bolsa colectiva los sentimientos
individuales de cada persona,
sencillamente, todo lo relacionado al
principio inaceptable del síndrome
autoritario.

Traducción de un poemaen francés del cantautor Paradoxus luporum

No hay comentarios: