domingo, 31 de julio de 2011

Represión en Jujuy: No hay tiempo para llorar, es hora de justicia popular

Mientras las campañas electorales siguen su curso para determinar quienes habrán de administrar el sistema injusto en el que vivimos, otra vez sangre del pueblo vuelve a regar nuestra tierra asolada por los depredadores de siempre. Esta vez fue en Libertador General San Martín, Jujuy.

Tres compañeros, Víctor Heredia, Félix Reyes Pérez y Ariel Farfán recibieron en sus pechos las balas de de las fuerzas represivas del gobernador kirchnerista Walter Barrionuevo.

Entre los más de 30 heridos causados por la policía, se encuentran tres compañeros internados en terapia intensiva tras recibir balazos de plomo. El más grave es Juan Velazquez, con un tiro en la cabeza. Como mínimo 15 presos, 9 hombres y 6 mujeres, fue el saldo del accionar de un sistema que en este caso defendió a sangre y fuego los intereses del Ingenio Ledesma, propietario de tierras improductivas que miles de jujeños reclamaban para mejorar su angustiante situación.

Algunos vidrios rotos en la puerta de la Casa de Jujuy en Buenos Aires fueron equiparados con la matanza en el norte argentino. Así miden los gobernantes poderosos el costo en vidas del pueblo con el costo en vidrios de un Estado que recurre a las armas para acallar las protestas populares.

Mientras tanto, el circo electoral continúa con su función del 2011 mientras la miseria de millones es escondida debajo de una alfombra que ya no puede ocultar lo que hay debajo.

Piedras de los pobres contra balas de los esbirros de los ricos; órdenes judiciales contra la necesidad urgente de tantos hombres y mujeres que necesitan hoy y no mañana una solución inmediata a sus carencias. La misma injusticia, la misma represión, el mismo saldo de muertos en las filas del pueblo e idéntica impunidad para los asesinos.

Actuaron en conjunto la policía provincial del gobierno kirchnerista de Jujuy y la seguridad privada del Ingenio Ledesma. Recordemos que Ledesma S.A., principal terrateniente con 157.556 hectáreas bajo su propiedad, estuvo al frente del asesinato, tortura y desaparición de compañeros durante la dictadura.

Cuando señalamos a los asesinos no hablamos únicamente de las fuerzas represivas del estado, sino también y muy especialmente de quienes cargaron las balas, amaestraron, pagaron y mandaron a sus perros a atacar al pueblo. Son los que explotan y reprimen; son los que convocan a elecciones y reprimen; son los que hablan de derechos humanos y matan a mansalva; son los que llaman a elegir en sus urnas a los verdugos de traje y corbata para golpear sin asco a los descalzos, a los hambrientos de justicia, a los explotados; son los que persiguen, procesan y encarcelan a los que no estamos dispuestos a aceptar las injusticias y enfrentamos a los enemigos del pueblo.

Los compañeros caídos siguen presentes en cada lucha. Seguiremos abonando en el camino de profundizar la lucha y la organización. Ni los palos, ni las balas, ni las cárceles, podrán detener a un pueblo que jamás se entrega y que sigue dando pelea. Ya no es tiempo de lágrimas sino de justicia

Compañeros caídos… Presentes! … ahora y siempre!

Convocamos en repudio a la represión en Jujuy este viernes 29, a las 11 hs en el Obelisco (Av. Santa Fe y Av. Corrientes) para marchar hasta la sede de la Casa de Jujuy en Capital Federal (Av. Santa Fe 967).

No hay comentarios: