lunes, 9 de abril de 2012

[Grecia] Suicidio público delante del Parlamento y manifestación multitudinaria


Un jubilado de 77 años se ha suicidado esta mañana, en la plaza mayor de Atenas Síntagma (Constitución), delante del Parlamento. Ha sido uno de los muchísimos suicidios realizados durante los últimos años en Grecia. A lo mejor la palabra suicidio es errónea. En realidad se trata de un asesinato. Las condiciones inhumanas de inseguridad, precariedad, miseria e indignación que ha generado el mismo Sistema, conducen a la gente a la desesperación y a la muerte.

Ya Grecia está entre los primeros países en Europa en número de suicidios por habitante, si hace unos años era uno de los países con menos suicidios en Europa. Según las cifras oficiales, hay un incremento del 40% entre enero y mayo de este año en relación al mismo período de 2010. Los suicidios se han duplicado desde que ha comenzado la llamada crisis, hace unos dos años y medio. Y van creciendo día tras día. Sólo hoy, 4 de abril, una persona más se ha suicidado en Creta, mientras que una más ha intentado suicidarse en la isla de Quíos.

El jubilado confrontaba enormes problemas económicos que lo condujeron a la desesperación. A las 9 de la mañana se disparó a sí mismo con una pistola, escogiendo poner fin a su vida en un sitio simbólico. En la nota que dejó (primera foto) dice:

“El gobierno de ocupación de Tsolákoglu[1] ha aniquilado, literalmente, todo vestigio de mi supervivencia, que se basaba en una pensión decente, por la cual he estado pagando yo solo durante 35 años (sin el apoyo del Estado).

Y como tengo una edad que no me permite una reacción combativa (desde luego sin excluir esta posibilidad; Si una sola persona tomara un kalashnikov, el segundo sería yo), no puedo encontrar otra solución, salvo un fin decente, antes de empezar a buscar comida en la basura para alimentarme.

Creo que los jóvenes sin futuro van a tomar las armas y van a ahorcar a los traidores nacionales boca abajo en la plaza de Síntagma, como se lo hicieron los italianos a Musolini en 1945, en la plaza Loreto de Milán”.

Hoy, miércoles 4 de abril, a las 18:ooh, se va a celebrar una manifestación en la plaza de Síntagma, Atenas. En la segunda foto se ve el cartel-convocatoria a la manifestación. Pone: “No ha sido un suicidio. Ha sido un asesinato. Que no nos acostumbremos a la muerte”. Otras manifestaciones se realizarán en Tesalónica y en Heraclión, Creta.

Hace unas semanas escribimos que nos quitan los sueldos y las pensiones, nos están quitando la propia vida. No era una metáfora. La persona que se ha suicidado en la plaza mayor de Atenas fue uno de los muchísimos casos que justifican esta constatación. Hace unos días una persona mayor se quitó la vida en la isla de Zante, dejando una nota, en la que decía: “no quiero ser una carga para mis hijos”. Muchísimos son los casos de suicidios que no salen a la luz del día. El capitalismo nos ha mostrado su verdadero rostro hace mucho tiempo.

Están matando nuestros sueños, están saqueando nuestras vidas, están matando a seres humanos, prójimos a nosotros. Se tiñen las manos con sangre, pero llenan las cajas fuertes, las suyas y las de sus patrones. Conducen las masas a la miseria, pero…nos están “salvando”. Disparan nuestras vidas, pero…nos prometen un “futuro mejor”. El Capital y el Estado nos conducen a la miseria, a la indignación, a la muerte. ¡No podemos permanecernos pasivos, contemplándolos ejecutándonos a sangre fría! No puede ser que nos quedemos de brazos cruzados y que los veamos asesinándonos, quitándonos la vida, matándonos diariamente. ¿Necesitamos más ejemplos llamativos para hacer lo que nos incita hacer el jubilado[2] que se vio forzado a quitarse la vida delante del Parlamento? No sólo los oprimidos en el territorio del Estado griego. Los oprimidos de toda la tierra.

P.D. No es el momento adecuado de dedicar tiempo para criticar o analizar las lágrimas de cocodrilo derramadas por los políticos y los medios de desinformación.

[1] Primer ministro griego, nombrado por las fuerzas de ocupación alemanas durante la ocupación del país por los nazis en la segunda guerra mundial.

[2] Por supuesto no estamos de acuerdo con lo de los traidores nacionales. No obstante, todos entendemos el mensaje y lo interpretamos de distintas maneras…


“Que no nos acostumbremos a la muerte”: Manifestación unas horas después del suicidio de un jubilado frente al Parlamento

El 4 de abril por la tarde, unos 5.000 manifestantes de todas las edades se reunieron en la plaza mayor de Atenas, Síntagma, manifestando contra toda la barbarie que condujo a una persona al suicidio, a la mañana del mismo día, y que está conduciendo la mayor parte de la sociedad a la miseria y la desesperación.

La gente estuvo gritando lemas contra la Policía, el sistema político y los periodistas. Algunos de ellos: “Pan, Educación, Libertad, la Dictadura no acabó en 1973”, “Canallas, rufianes, periodistas”, “La solidaridad es el arma de los pueblos, violencia a la violencia de loa patrones”, “la sangre fluye buscando venganza”. En la manifestación participaron varios manifestantes en moto, quienes llegaron en marcha motorizada hasta la plaza, así como muchas personas mayores.

La Policía se vio forzada a retirar a los soldados de la guardia del Parlamento de sus garitas. Una manifestante leyó en voz alta la nota que dejó el jubilado que se quitó la vida frente al Parlamento hacia unas horas.

Los grupos antidisturbios cargaron varias veces contra los manifestantes, tratando de dispersarlos y disolver la manifestación. Ellos, sin embargo, no se dispersaban sino que regresaban al sitio de la concentración después de recibir las cargas y retroceder. En dos ocasiones montaron barricadas en una calle peatonal cerca de la plaza. Los grupos antidisturbios pegaron indiscriminadamente a muchos manifestantes, incluso a personas mayores que acudieron al sitio del suicidio del jubilado para rendir homenaje a su acto y manifestar contra el Régimen.

A las 22:30h, unas cuatro horas después del comienzo de la manifestación, la Policía se precipitó a abrir la avenida que corre entre el Parlamento y la plaza de Síntagma. Sin embargo muchos manifestantes se reagruparon y lograron aproximarse a las proximidades del Parlamento. Entonces se pusieron a tirar piedras y otros objetos a los maderos que estaban alineados delante del Parlamento, mientras que entre maderos y manifestantes pasaban coches. Entonces, la Policía cortó de nuevo la avenida. Es que si se pretende presentarles a los tele-espectadores la imagen de una ciudad en calma en la que reina el silencio y el orden, a veces es posible llevarse algún chasco como este…

Los enfrentamientos, aunque a una escala menor, continuaron casi hasta la medianoche. La Policía retuvo a varias personas, entre ellas a un padre con su hija, por estar cerca del sitio del suicidio después de la evacuación de la plaza de la mayoría de los manifestantes. En otro caso, muy tarde por la noche, dos maderos pegaron a sangre fría a dos manifestantes que estaban frente a ellos, en la acera del Parlamento. Al rato, otro pretoriano furioso pegó y tiró al suelo de la avenida a una mujer, mientras que por al lado de ella estaban pasando coches. Su brutalidad fue abucheada por los manifestantes que la presenciaron y fue reñido hasta por otro madero, quien le dio una patada y lo forzó a retirarse. La mujer estuvo tumbada en el suelo durante mucho rato, lesionada de la paliza que recibió, hasta que fue recogida por una ambulancia.

Hasta la medianoche había gente reunida fuera del Parlamento.

http://verba-volant.info

No hay comentarios: