miércoles, 22 de agosto de 2012

Caza de Brujas en la costa noroeste: Sobre el Gran Jurado persiguiendo a anarquistas (EE.UU.)

Extraído de CONTRAINFO
El dos de agosto de 2012, un gran grupo de personas se reunió por fuera del Juzgado Federal de la calle Stewart para apoyar a lxs que debían comparecer ante el Gran Jurado Federal que se convocó hace poco en Seattle. La semana anterior, el Gran Jurado había citado a seis personas para que respondieran unas preguntas y declararan sobre asuntos desconocidos. Basándose en una orden de registro a una casa en Portland que mencionaba “bibliografía anarquista” y la “destrucción de propiedad gubernamental”, muchxs pueden asumir que el Gran Jurado está investigando el ataque al antigua Juzgado Federal en el centro de Seattle en las protestas del Primero de Mayo.

El 25 de julio, en Portland, el FBI irrumpió en una casa con una de sus unidades paramilitares y confiscó ordenadores, libros y más materiales antes de entregar una citación a un hombre. El mismo día, hubo redadas en otras dos casas de Portland, pero esos objetivos ya no vivían allí. En otro sitio, los federales consiguieron entregar dos citaciones, una en Olympia y la otra en Portland. Se han expedido otras tres citaciones, pero los federales no han tenido éxito en sus intentos de localizar a sus destinatarixs. Todxs lxs citadxs han decidido no cooperar con el Gran Jurado y, por eso, podrían enfrentarse a un tiempo en una prisión federal por su valiente silencio ante esta última inquisición.
La comparación del Gran Jurado con la Inquisición no es una comparación barata ni el/la autor(a) la utilizará para impactar. El Gran Jurado no es más que la encarnación más reciente de un método muy antiguo de contrainsurgencia. Cuando la rebelión se vuelve contagiosa, las autoridades usan “investigaciones” invasivas y violentas para echar, aislar y, al final, castigar a lxs alborotadorxs. La intención clara es disciplinar los elementos incontrolables a través del miedo y la brutalidad.
Las tácticas inquisitorias siguen vivas y bien seis siglos después. Por aquel entonces, un “tribunal eclesiástico” se reunía y convocaba testigos para que dieran testimonio, muchas veces, sobre otras personas. El objetivo de estos tribunales era escudriñar a la población de un pueblo rebelde o “diabólico” y localizar a lxs herejes y brujas. Cuando lxs descubrían, a estas personas las encarcelaban, colgaban o quemaban vivas.
La Iglesia justificaba estas actividades usando el lenguaje del pecado y el horror cristiano, pero la gente a la que torturaban y asesinaban no eran lxs esclavxs poseídxs de Satán. En muchos caso, estxs herejes y brujas eran personas que no se sometían al control y sumisión que el Papa exigía a todxs lxs que vivían dentro del Imperio. Eran rebeldes y vagabundxs, mujeres sabias y anarquistas.

Val Camonica, a principios del siglo XVI

E pueblo de Val Camonica en Italia había sido, durante mucho tiempo, un lugar de paganismo y libertad. La gente que vivía en el área había continuado con su forma de vida relativamente autónoma entre los días del Imperio romano y la Iglesia. Cuando la Iglesia empezó a promulgar leyes en 1498 que prohibían las pequeñas formas de lo que se llamaba herejía, quedó claro que había empezado a moverse contra quienes no quisieran vivir dentro del sistema económico y religioso dictado por Roma. En 1499 se sospechaba que la mayoría de la población había participado en una misa negra nocturna con el demonio.
Seis años después, la Inquisición quemó a un hombre y siete mujeres acusadxs de ser brujas, aunque en realidad se trataba de figuras poderosas e insubordinadas de la región de Val Camonica. Tanto si se negaban a casarse y tener hijxs como si recordaban cómo vivir de la tierra sin dinero ni economía, para la Iglesia eran una amenaza para el orden. Para justificar la quema de estas personas en la hoguera, la Inquisición le dijo a todo el mundo que lxs acusadxs habían dormido con el demonio y habían causado una hambruna usando la magia. Estas ejecuciones de 1505 sirivieron para pacificar el área durante varios años en los que la gente vivó con miedo y sospechando lxs unxs de lxs otrxs.
La Inquisición no volvería a la región hasta 1510 para controlar la zona ahora azotada por la sequía. Como el Imperio había forzado a sus súbditos a vivir en pueblos y cesar sus formas de vida tradicionales basadas en la tierra, la sequía que golpeó Val Camonica puso nerviosos a los gobernantes de la zona y les hizo temer un levantamiento contra el sistema de gobierno que encadenaba a la gente a los mercados y las iglesias. Solo idiotas o esclavos seguirían viviendo en una ciudad y usando dinero cuando el área circundante era estéril y yerma. Para aplastar a lxs indisciplinadxs, la Inquisición reunió otro tribunal y empezó a convocar a personas para testificar lxs unxs contra lxs otrxs. Para cuando terminaron, la Inquisición había quemado docenas de sus más temibles oponentes. Aunque, a pesar de la represión, Val Camonica siguió siendo ingobernable.
La costa noroeste, hoy
Se supone que el Gran Jurado de Seattle debe funcionar de la misma manera que la inquisición: localizar un área insumisa del país, reunir un gran jurado, convocar a gente al azar supuestamente vinculadas a insumisxs, sacarles una declaración y usar esta información para convocar a más, todo con la esperanza de encontrar a algunxs malvadxs a lxs que castigar.
Por desgracia para los sádicos al cargo, la quema de brujas ya no es aceptable. Ahora, el Gran Jurado solo puede encarcelar a las personas que les gustaría obligar a someterse. Más allá de esto, sus otros métodos son enfrentar a la gente, animarlxs a vender a sus amigxs y mostrar a la gente quiénes supervisan que la rebelión no se tolere.
El Gran Jurado es tan despreciable y sádico como la Inquisición. La diferencia básica aquí es que si ahora el Estado quemara a un/una rebelde en una plaza pública, seguramente, le seguiría una revuelta. Las tácticas de la Autoridad cambian según el contexto y hoy en EEUU, el Estado cubre sus actos y ardides bajo una apariencia de democracia y justicia. Pero está muy claro que las intenciones estatales son recordar a todo el mundo que está preparado y dispuesto a destrozar vidas para proteger este asqueroso mundo de dinero y control. El terror, la desconfianza y la traición pueden anegar este tipo de ambientes impredecibles, haciendo cenizas todo atisbo de pasión rebelde. Este es el verdadero objetivo de toda caza de brujas. Pero no siempre funciona.

No te olvides de que el miedo y la traición son los grandes aliados del enemigo. La fuerza, el silencio y la solidaridad son nuestros.

No mires a otrxs para saber qué hacer para luchar contra el enemigo. Lo sabrás cuando decidas no morir.

No hay comentarios: