sábado, 7 de marzo de 2015

¿Ocupar terrenos y fábricas en Euskal Herria? Pues claro que sí

B_c4VjFWYAAyI8U
Autor: Borroka garaia da!
Hace tres meses escribí un texto titulado ¿Qué pasaría si …? en el que entre otras cosas se podía leer esto;
… A parte de las gazte asanbladas y la ocupación para levantar gaztetxes, los sindicatos y parados crearían similares asambleas para ocupar fábricas o terrenos e iniciar procesos de auto-organización laboral en el camino hacia un diferente modelo económico.
Algunas respuestas de comentaristas al post fueron del tipo. “Faltan un par de días para el 28 de diciembre”…
Pues bien, estamos a 7 de Marzo y ayer se ocupó una fábrica en Araba, gracias a la labor del movimiento juvenil de Aiaraldea dentro de la dinámica de lucha“Aiaraldean lan egin, bizi eta ikasi”. LIPmesa de Laudio (cerrada en el 2013 con 140 trabajadores mandados a la calle).
Antes de ocuparla se denunció la explotación de la clase trabajadora vasca frente a Tubacex de Laudio y de seguido se fue a ocupar el edificio. Claro que la banda armada del batzoki, el capital y la injusticia no se iba a quedar quieta. 7 furgonetas antidisturbios y más vehículos de la ertzaintza no quisieron perderse la oportunidad de volver a dar vergüenza ajena. Identificando a la gente y desalojando la fábrica.
Sin embargo la juventud de Araba está empezando a perder la paciencia y de los escombros de LIPmesa tienen intención de crear una fábrica de sueños y de futuro auto-organizado. Y en ese camino van a seguir peleando hasta conseguirlo. Ya se sabe aquello de un desalojo otra ocupación.
La multiplicación de espacios liberados, la acción directa, la auto-organización y la confrontación contra el capital que trae consigo es un camino que merece una nueva vuelta de tuerca, un refuerzo organizativo, una mayor coordinación y en definitiva un impulso y apoyo de todos los sectores que apuestan por el cambio social en Euskal Herria. La rabia reaccionaria, la violencia reaccionaria y los medios que despliegan para atajar procesos de emancipación social solo indican donde hay que incidir más. Donde más les duele es donde la sociedad podrá sacar más beneficio.
Puede que los principios sean difíciles y el camino cuente con zarzas pero por ejemplo ahí tenemos la experiencia del movimiento de ocupación y Gaztetxes que tras mucho trabajo detrás están muy legitimados socialmente y extendidos en cientos de pueblos vascos realizando una labor encomiable e importantísima. El paso que han dado en Laudio, paso que se puede repetir en muchos otros lugares es algo fantástico con una potencialidad de increíble trascendencia para Euskal Herria y su clase trabajadora si el movimiento popular, el sindicalismo, y los y las trabajadoras, paradas, jóvenes se unen ,se vuelcan, participan y lo apoyan. Lo cierto es que esta batalla va a ser larga pero auguro victoria si se dan unos requerimientos que además los tenemos al alcance de la mano aunque muchos no lo crean y otros nos intenten hacer desistir.

No hay comentarios: